La Plataforma la formamos personas que tenemos alguna vinculación con el mundo de la Salud Mental: profesionales, usuarios, familiares, y otras organizaciones y personas que venimos del movimiento ciudadano y de organizaciones en defensa de la Sanidad Pública.

Es un colectivo plural, funcionamos de modo asambleario y tenemos el apoyo de 21 asociaciones y entidades aragonesas.

Nacimos en 2013, ante la amenaza de perder la ubicación de las USM de cinco barrios, dispositivos ambulatorios sectorizados desde la Ley General de Sanidad de 1986. Conseguimos mantener las Unidades y seguimos trabajando

Unimos reivindicación y propuesta, hacemos análisis, informes, jornadas. Iniciativas parlamentarias. Interactuamos con otras redes ciudadanas, en defensa de una Salud Universal los Derechos Humanos de las personas migrantes.

Mantenemos un proceso de observación continua  respecto al estado y funcionamiento de los dispositivos. Es una red compleja, y no sólo sanitaria.  El trabajo social y la interacción con el entorno también son importantes.

Defendemos una atención con criterios comunitarios, con gestión pública, que priorice el cuidado de las personas con TMG y que respete sus derechos.

Intentamos mantener una vía de diálogo con los responsables sanitarios.

Pensamos que una buena atención no depende sólo de la cantidad de recursos, y que no tiene que quedar únicamente a criterio de los profesionales. También es responsabilidad de la Administración definir las buenas prácticas.